DERECHOS RESERVADOS © MAURICIO MARTINEZ R.

HOME   CONTENIDO   MUSICA   DANZA   TEATRO   PATRIMONIO   NATYASHASTRA   LITERATURA   AUTOR  CONTACTO

ARTES ESCÉNICAS
DE ASIA

NÂD, COMPRENDIENDO LA MÚSICA DEL NORTE DE LA INDIA

Por Sandeep Bagchee



LA ESTRUCTURA DE LA MELODÍA


La forma del Raga


Vadi y Samavadi


Aparte de estos requisitos relativos a las estructuras melódicas, cuya base es proporcionada por la forma de escala subyacente que acabamos de discutir, tal y como se manifiesta en el aroha y el avaroha y otros patrones característicos, la forma del raga también tiene otros requisitos. Mientras que la forma de la escala establece las notas que se deben emplear, cada nota no tiene la misma importancia, sino que puede ser de mayor o menor importancia como se hizo evidente en la cita de Ranade. Por ello, los músicos suelen denominar las notas como "débiles" o "fuertes". Sin embargo, esta distinción no se basa en la intensidad con la que se cantan, sino en su importancia en el raga. Esta importancia viene determinada por el hecho de que estas últimas aparecen con más frecuencia como notas de recitación o se utilizan para comenzar o terminar secciones, lo que acentúa su importancia. La primera nota de la escala, SA, y la vadi, se consideran notas "fuertes". En comparación, las notas "débiles" aparecen con menos frecuencia y se tratan con ligereza.


Así, hay reglas que establecen la nota que debe acentuarse en un raga concreto, la nota en la que debe comenzar una línea, etc. Cada raga, de hecho, tiene dos tipos importantes de notas, la vadi (la más significativa) y la samavadi (la siguiente en importancia) que deben tenerse en cuenta ya que son importantes, al menos en teoría, en la construcción del raga. Además de éstas, las otras notas se denominan anuvadi (residuales). La nota que está prohibida en un raga se llama vivadi.


Al tiempo que se menciona esto, también es conveniente tener en cuenta algunas reservas sobre la importancia de estas notas en lo que respecta a las actuaciones reales. Al igual que con el pakad, Meer advierte:


"...la función individual y la importancia de estas notas no deben ser enfatizadas ya que esto conduce a una visión rígida del raga que difícilmente se adapta a la música viva. Ni los estudiantes ni los oyentes pueden distinguir entre los ragas basándose en la importancia de las notas y quien es sistemático se siente desconcertado por el hecho de que cada nota tiene su importancia, dependiendo de las circunstancias. Sin duda, la importancia dada a la función de los tonos individuales en los tratados antiguos ha llevado a los estudiosos modernos a exagerar. Los músicos dan valor sobre todo al aspecto negativo, es decir, al uso incorrecto de los tonos o al énfasis excesivo de un tono particular en un raga".


Teniendo en cuenta esta precaución, analizaremos el papel de la vadi y de la samavadi con más detalle. En primer lugar, el vadi: cada raga tiene una nota predominante, la sonante, a partir de la cual comienzan y terminan todas las variaciones. Se dice que la vadi (lo que habla) indica el raga y lo gobierna, determinando la expresión del raga y poniendo de manifiesto su estado de ánimo particular. También se suele denominar aunsha swara. Esta nota se enfatiza invariablemente, mientras se canta, deteniéndose en ella durante largos períodos de tiempo y elaborándola en las secciones importantes del raga.


Otra función de la vadi es la de determinar el momento del día en que se debe tocar o cantar el raga. Esto se debe a que la posición de la vadi en la escala determina el tipo de raga, como veremos más adelante cuando hablemos de la clasificación de los ragas.


Además, la vadi se intensifica y acentúa en determinadas ocasiones durante la interpretación mediante un complejo ritmo especial en los tambores de acompañamiento. Este ritmo tampoco se distingue por su intensidad, sino por golpear de una manera especial, de modo que se diferencia notablemente de los demás ritmos. La naturaleza exacta de este compás y su identificación la veremos en el próximo capítulo, cuando hablemos del ritmo.


A menudo se afirma que un músico que no conoce la importancia de la vadi no será capaz de delinear correctamente el raga. Esta es, al menos, la posición teórica. En las interpretaciones reales, lo que parece ser de mayor importancia para mantener la pureza del raga que se canta, es evitar el mal uso o el exceso de énfasis en una nota en particular.


Por otro lado, la samavadi (consonante) es una nota que está subordinada a la vadi y la complementa realzando el efecto de la vadi. Esta se corresponde con la vadi y se encuentra en el otro tetracordio. Según las reglas, la samavadi es la quinta nota a partir de la vadi. Por ejemplo, si Sa es la vadi, Pa se convierte en la samavadi. Del mismo modo, Re tiene a Dha como samavadi, Ga tiene a Ni y así sucesivamente. Si recordamos la discusión anterior sobre la consonancia, veremos que esta regla se basa simplemente en el hecho de que la quinta es un intervalo consonante. Sin embargo, hay excepciones a esta regla ya que en un aroha o avaroha con sólo cinco notas, es decir, audav, esta regla no puede mantenerse. Una vez más, en el caso de un raga en el que la quinta nota es una vivadi swara, una nota que no puede ser utilizada, esta regla no puede ser observada. En estos casos, la samavadi es la cuarta o la sexta nota. Cabe mencionar que la cuarta también es un intervalo consonante, aunque el grado de consonancia es menor. De hecho, a menudo vemos que Dha tiene a Re como samavadi y que Re tiene a Pa, Sa tiene a Ma y Ma tiene a Sa y así sucesivamente.


Existe una simetría entre los dos tetracordos (purva-anga y uttara-anga) en cuanto a los intervalos que existen entre las notas de cada uno de ellos. Así, la samavadi repite lo que hace la vadi en su propio tetracordio y, como suele estar una cuarta o una quinta por encima de la vadi, proporciona un punto de referencia para mantener la precisión de los intervalos en su propio tetracordio. Por lo tanto, tiene una relación con la primera nota de su tetracordio que es similar a la que existe entre la vadi y la tónica, que es la primera nota del tetracordio inferior. En el caso de que la vadi pertenezca al segundo tetracordio, esta posición sigue siendo válida, salvo que la relación relevante es ahora entre la samavadi y la Shadja (Sa) o tónica y entre la vadi y la primera nota del tetracordio superior.


Aunque la samavadi no es tan importante como la vadi, es más importante que todas las demás notas del aroha o avaroha. Según Danielou, los ragas en los que la samavadi está una quinta por encima de la vadi (panchama samavadi) tienen una expresión clara, activa y brillante, mientras que aquellos en los que la samavadi está una cuarta por encima (madhyama samavadi) son pasivos, inactivos y suaves.


Las notas que no son ni "sonantes" ni "consonantes" se llaman "asonantes" o anuvadi. Las notas que no pertenecen al raga, o si lo hacen, se utilizan en contra de sus reglas, se llaman "disonantes" o vivadi. Todas las notas restantes (que no sean vivadi) se llaman anuvadi swara. Aunque deben evitarse las variaciones melódicas que introducen notas vivadi o disonantes, si hay alguna dificultad al cantar o tocar una frase melódica, el músico puede tocar la nota vivadi sólo fugazmente. A veces, el uso deliberado de la nota vivadi puede permitirse a regañadientes, o tolerarse para aportar un contraste a través de la disonancia por razones estéticas.


Hay otros términos relacionados con las notas, como graha, aunsha y nyasa, que pueden encontrarse con poca frecuencia. En el pasado, había reglas bastante definidas según las cuales cada raga, o una parte específica del mismo, tenía que comenzar en una nota particular y terminar en una nota fija. Pero estas reglas han perdido su importancia con el paso del tiempo. La nota con la que comenzaba el alap se llamaba graha swara, mientras que la nyasa (o apanyasa) swara era la nota con la que terminaba la música. Similares a la nyasa eran los términos vinyasa y sanyasa, ya que se referían a las notas de culminación en diferentes secciones de la música. El término nyasa se utiliza a menudo, hoy en día, para una nota que se mantiene durante más tiempo que las demás, en cierto sentido, una nota de reposo y el término vishranti sthan también se utiliza para ella. Como estas reglas no se siguen estrictamente en la práctica hoy en día, la aunsha y la vadi se consideran lo mismo. Mientras que la regla relativa a graha swara no suele acentuarse y es el Sa tónico el que desempeña este papel en el caso de la mayoría de los ragas, unos pocos ragas como el Shuddha Kalyan tienen una nota de graha diferente para comenzar el raga.


Hemos delineado ampliamente la forma del raga y también hemos visto cuáles son los elementos esenciales que lo constituyen. Sin embargo, antes de considerar otros aspectos del raga sería preferible considerar primero el varna o la cuádruple tipología del movimiento melódico.

MÚSICA