DERECHOS RESERVADOS © MAURICIO MARTINEZ R.

         HOME   CONTENIDO   MUSICA   DANZA   TEATRO   PATRIMONIO   NATYASHASTRA   EVENTOS   AUTOR  CONTACTO

MÚSICAS
DE ASIA
INTERNET RADIO

         HOME   CONTENIDO   MUSICA   DANZA   TEATRO   PATRIMONIO   EVENTOS   AUTOR  CONTACTO

DERECHOS RESERVADOS © MAURICIO MARTINEZ R.

Artículo


ANIL BISWAS, EL FIN DE UNA ERA


B. M. MALHOTRA


Anil Biswas, 83, el gran distinguido hombre mayor de la música de las películas en lengua hindi y uno de nuestros primeros incondicionales maestros falleció en Nueva Delhi el 31 de mayo de 2003. Ya no está con nosotros pero el rico legado de un gran número de composiciones memorables que nos ha dejado continuará proporcionando placer nostálgico a los entusiastas y conocedores de la música de películas clásicas y ofreciendo inspiración saludable tanto a músicos como a cantantes profesionales. Su prolífica carrera duró tres décadas febriles en Mumbai, de mediados de los anos 30 a mediados de los 60, el periodo que constituyó la era dorada de la música de películas en hindi. Después, dijo adiós a esa ciudad de oropeles y se mudó a Nueva Delhi donde produjo música para seriales y documentales de radio y televisión.


    Su fallecimiento marca el fin de una era que vio creaciones tan inmortales como "¡Door hato ai duniyawaalo! Hindustan hamaara hai" (¡Fuera, colonizadores!/ La India nos pertenece) de la película Kismat(1942), que estuvo en cartelera un tiempo récord de tres años y ocho meses en la sala de cine Roxy de Kolkata. Esta y otra canción de la misma película, "Ghar ghar mein Diwaali hai/Mere ghar mein andhera" (Todas las otras casas están iluminadas / mientras que la mía está inmersa en la oscuridad) eran adecuadas para el sentimiento nacional que prevalecía entonces relacionado con la fuerte llamada de Gandhiji en el movimiento de Dejad la India.


    Otros números deliciosos de Biswas fueron "Dil jalta hai to jalne de/ Aansoo na baha, faryad na kar" (Deja que tu corazón sufra / No derrames lágrimas, no te quejes) de Pehli Nazar (1945) y "Ai dil! mujhe aisi jageh le chal jahaan koi na ho" (Llévame, corazón mío, a un lugar donde no haya nadie) de Aarzoo (1951). Con estas canciones de gran éxito concedió grandes oportunidades a los futuros cantantes populares de play back, Mukesh y Talat Mahmood, respectivamente. Si bien afinó el timbre de voz de Mukesh para que pudiera ejecutar de manera efectiva las canciones emotivas y tristes, a Talat le aconsejó que mantuviera el vibrato natural o el ligero temblor de su voz, como una característica única para los números románticos de las canciones suaves, especialmente de las ghazals.


    Biswas concedió oportunidades similares o primeros contratos a otros artistas también, como a Begum Akhtar que más tarde llegó a ser la reina de las ghazals de la India, en Roti(1942) y a los cantantes de play back Amirbai Karnataki en Kismet; a Ira Nagrath (esposa del director musical Roshan) en Anokha Pyar (1948); a su propia esposa, Meena Kapoor, en la misma película; a su hermana, Parul Ghosh (esposa del director musical, Pannalal Ghosh) en Hamaari Baat (1943); y a Sandhya Mukherji en Fareb (1953). Meena Kapoor cantó para él en varias películas, incluida Chhoti Chhoti Baatein (1965) que fue su última película como director musical.


    Nacido el 7 de julio de 1914 en Barrizal (ahora en Bangladesh), Anil había mostrado un sentido musical innato incluso en su infancia. Su madre, que era una buena cantante, lo inicio en la música y cuando tenía solamente cuatro años de edad ya tocaba excelentemente la tabla (un instrumento musical de percusión). Después, cuando era escolar, se asoció con los revolucionarios que estaban luchando por la independencia del país. Debido a estas actividades estuvo en la cárcel siete veces.


    Después de la muerte de su padre en 1930, se trasladó a Kolkata donde trabajó para la Gramophone Megaphone Company y escribió y compuso música para canciones al precio de cinco rupias por canción. Después, trabajó para el Rang Mahal Theatre, donde además de cantar y actuar, dirigió la orquesta competentemente. Llegó a ser un experto cantando "khayal", "dadra", y "thumri" (modos de música clásica hindustaní).


    Pasados tres años emigró a Mumbai, donde la primera película para la que compuso la música fue Dharam Ki Devi (1935). Su lírica de devoción "Tere poojan ko Bhagwan bana man mandir aalishaan" (Para tu culto, ¡oh dios! / Hay un espléndido templo en mi corazón) llegó a ser muy conocida y escuchada por toda la India sin dividir. En 1937 entró en contacto con el famoso cineasta Mehboob Khan y compuso música para algunas de sus películas, incluida Hum Tum Aur Woh (1938), Aurat (1940), Bahen (1341) y Roti (1942), para la que también escribió el guión.


    Las otras películas notables para las que compuso la música son Gajre (1948), Laadli (1949), Taraana, Aaram y Lajawab (todas de 1951), Humdard (1953), Waaris (1954) y Sautela Bhai (1962). Todas las canciones de Humdard tuvieron como base ragas clásicas. Como una rareza, para el dúo Lata Mangeshkar y Manna Dey, "Ritu aaye, ritu jaaye" (la estación viene y la estación se va) empleó cuatro ragas e hizo que el dúo de cantantes entrenara la canción durante dos semanas antes de grabarla formalmente. Es interesante el hecho de que Biswas había cantado algunas de las canciones de su propia música.


    Al ser un perfeccionista y ordenancista no transigió ni con los fundamentos de la música ni con los altos valores de la vida. A diferencia de otros directores musicales que fueron a remolque de la línea de los productores y adaptaron su música a los cambios que se pedían, incluida la copia de melodías occidentales, él estaba totalmente en contra de los esfuerzos que se hacían de adulteración o degradación de nuestra música clásica a la que se sentía muy unido. En estas circunstancias, sintiéndose un inadaptado, decidió apartarse de la industria cinematográfica.


    K.L. Saigal, S.D. Burman y Anil Biswas eran buenos amigos y pasaban muchas tardes juntas en la casa que Biswas tenía en Mumbai. Biswas planeaba componer la música para una película en la que Saigal iba a representar a un protagonista cantante, pero el proyecto tuvo que abandonarse porque, desgraciadamente, en ese medio tiempo Saigal falleció. Biswas sintió mucho haber perdido la ocasión de colaborar con el gran cantante y por no haber podido crear música extraordinaria. A este efecto, un cassette con un mensaje grabado con la voz de Biswas se escuchó en la función de inauguración del 28 de abril de 2003 en el auditorio FICCI de Nueva Delhi para marcar las celebraciones de un año de duración del centenario del cumpleaños de Saigal. El mismo Biswas no pudo estar presente debido a su enfermedad.


    Diversos directores musicales, incluidos Naushad y C. Ramchandra que también había trabajado como su ayudante lo tenían en alta estima por su antigüedad y magnífico talento. De baja estatura pero disfrutando de buena salud y pareciendo mucho más joven que los años que tenía, Anil Biswas siempre fue modesto y cortés. Se le concedieron una serie de honores, incluido el premio Lata Mangeshkar del gobierno de Madhya Pradesh. Sus inolvidables melodías continuarán hechizándonos durante mucho tiempo.



Artículo publicado en INDIA PERSPECTIVAS Agosto de 2003

MÚSICA